¿Alguna vez te has preguntado qué tienen aquellas personas que te motivan a acercarte a ellas para conocerlas? Por el contrario, ¿por qué otras personas no te inspiran el suficiente interés como para querer mantener ni siquiera una conversación?

En el siguiente artículo hablaremos de los factores que intervienen en esa atracción y seguramente queden respondidas estas preguntas.

Definamos la atracción como una valoración positiva que realizamos sobre otras personas y el deseo de querer acercarnos a ellas.

Pero antes de entrar en materia, reflexionemos acerca de la necesidad que tenemos las personas de establecer vínculos con otras, y que nos conduce al deseo afiliarnos con ellas.

A lo largo de la historia de nuestra especie, formar y mantener vínculos interpersonales ha tenido una función para la supervivencia. Pertenecer a un grupo social podría ser imprescindible para sobrevivir en otros tiempos y a día de hoy también resulta fundamental para el bienestar. Las personas nos relacionamos por diferentes razones. Por el deseo de obtener una estimulación positiva, acercándonos a personas interesantes, agradables o con un buen sentido del humor. Nos relacionamos para tener apoyo emocional y poder mitigar el miedo o el estrés y para reducir la incertidumbre o la confusión en situaciones desconocidas, observando la opinión y comportamiento de nuestro grupo antes estas situaciones y de ese modo evaluar las nuestras. Nos relacionamos porque deseamos lograr la atención y aprobación de las personas y sentirnos valorados/as y queridos/as.

Ahora bien, ¿nos sirve cualquier persona para satisfacer estas necesidades? ¿por qué sentimos mayor deseo de acercarnos a unas personas más que a otras?

Las investigaciones sobre atracción interpersonal no son recientes sino que se remontan a principios del siglo pasado. En las décadas de los 60 y 70 aparecían las teorías del refuerzo donde subyace la idea de que cuantas más recompensas y menos costes nos aporte una persona más nos gustará.  La relación se basaría en la diferencia entre los aspectos gratificantes que nos aporta la persona y el coste que tiene aparejado mantener dicha relación. Otras teorías añadieron la variable de la equidad o justicia, de modo que las relaciones se mantendrían si las recompensas y costes que experimentas son similares a los que ofreces.

Otro grupo de teorías defendía que lo que atrae a dos personas es la consistencia cognitiva, lo que significa que si existe un equilibrio entre las opiniones, los valores, las creencias o las actitudes que tiene cada una de las partes se sentirán atraídas para establecer algún tipo de relación.  Sin embargo, si existe un desequilibrio manteniendo opiniones o valores incompatibles, la atracción entre ellas disminuirá o será nula.

Vamos a detallar a continuación los factores de mayor peso que influyen en que nos sintamos atraídos por otras personas. Según vayas leyendo cada uno de estos factores, te animo a que intentes elegir cual crees que puede tener más influencia en la atracción. Al final del artículo descubriremos, el orden que ocupa cada uno de ellos.

El primero de los factores sería el Efecto de la Semejanza: “Me gustas, si te pareces a mí”.

Según este efecto las personas se sienten más atraídas hacia quienes son objetivamente similares a ellas, especialmente en actitudes, no tanto en rasgos de personalidad. Algunos autores defienden que no es la semejanza real sino la percibida la que predice una mayor medida de atracción. Hay que tener en cuenta que en este efecto puede influir el hecho de que personas semejantes elijan participar en situaciones similares y de ese modo exista una mayor probabilidad de que coincidan y terminen atrayéndose.

El segundo de los factores sería el Efecto de la Reciprocidad: “Me gustas, si te gusto”.

Según este efecto la atracción genera atracción. Conocer que le gustamos a alguien nos hace sentirnos más atraídos/as hacia a esa persona. Saber que interesamos nos provoca sentimientos de agrado que suponen un efecto reforzante. Solemos asumir que las personas a las que gustamos, tienen buenas intenciones hacia nosotros, lo que amplía la atracción. Ahora bien, este efecto no se produce si conocemos que le gustamos a alguien a quien le gusta todo el mundo indiscriminadamente. El efecto solo produce atracción hacia la otra persona si nos sentimos especiales.

El tercer factor sería el Efecto de la Familiaridad o Proximidad:

si la distancia es el olvido, la proximidad aumenta la atracción. Solemos sentir más atracción por quienes viven más cerca y están más disponibles. Cuanta mayor frecuencia en el contacto, mayor familiaridad. Esta familiaridad provoca más emociones positivas aumentando el interés para la interacción. La exposición repetida a la persona disminuye la incertidumbre y nos lleva a acercarnos más.

El cuarto y último factor sería el Atractivo físico:

las personas atractivas son juzgadas y tratadas más positivamente que las no atractivas, según muchos estudios que lo demuestran. Si el aspecto físico nos agrada, el deseo de interacción es mayor que si nos desagrada.

Desvelemos el misterio acerca de cuál de estos cuatro factores influye en mayor medida en la atracción e interés hacia otras personas.

En primer lugar, se coloca el atractivo físico. No cabe duda de la gran importancia, que a día de hoy sigue teniendo esta variable en la atracción para ambos sexos.

En segundo lugar, se sitúa la reciprocidad. Saber que gustamos a otra persona o que tiene interés en el contacto, ejerce un fuerte efecto para motivarnos a iniciar una relación.

En tercer lugar, se coloca la semejanza. Nos produce más interés aquellas personas con las que compartimos actitudes.

En el último lugar aparece la proximidad. El efecto de la mera exposición al estímulo, en un principio neutro, lleva a una mayor atracción hacia el mismo.

¿Estas de acuerdo con los resultados? ¿Coincide con las razones que te hacen a ti sentirte atraído hacia otra persona?

Espero que te haya sido de interés y te ayude a conocer cuales son las razones que te mueven a interactuar y afiliarte con tu entorno.

imagenes: www.freepik.com

Write a comment

Abrir chat
¡Hola! Puedes abrir chat para mandar un mensaje de Whatsapp